Saltar al contenido
Zapoteco escritura

La escritura zapoteca tiene una larga historia. El alfabeto zapoteco contemporáneo no es producto de la casualidad. Con base en recientes investigaciones es posible afirmar que se tiene evidencia de por lo menos 2500 años de Escritura Zapoteca 1 Romero Frizzi, María de los Êngeles (ed.): Escritura zapoteca. 2,500 años de historia. México, D.F.: CIESAS/INAH/ Porrúa 2003, 516 pp.. En la época prehispánica se desarrolló un sistema complejo y avanzado de escritura del cual se conservan vestigios en Monte Albán y otros sitios arqueológicos donde habitaron los zapotecas.

El zapoteco Xidza en particular no es muy estudiado porque no ha sido considerado un idioma propiamente, sino una variante del zapoteco en general. Sin embargo hay vestigios arqueológicos en muchas de las comunidades de «El Rincón» que sugieren la práctica de la escritura antigua en la zona. Los descendientes de los antiguos zapotecas que hoy habitan ese territorio desconocen la lectura de tales códices, pero es posible establecer una relación con lo que se ha estudiado en los valles centrales.

La escritura del zapoteco no se limita a la antigüedad. En la colonia los frailes se dedicaron a crear vocabularios y a traducir la doctrina cristiana en lengua zapoteca. Uno de los más famosos es el Vocabulario de Fray Juan de Córdova, y en el caso del zapoteco Xidza se conserva una versión digitalizada de la Doctrina Cristiana en lengua Nexitza, una traducción de Francisco Pacheco de Silva.

Además de los textos religiosos se han encontrado muchos documentos diversos como títulos primordiales de territorios, testimonios, casos del juzgado de Villa Alta que se encuentran resguardados en el Archivo Histórico del Poder Judicial de Oaxaca.

También se tiene conocimiento de libros de adivinación en zapoteco, confiscados por los eclesiásticos y enviados a España a principios del siglo XVIII, los cuales permanecen en el Archivo de Indias en Sevilla.

Lamentablemente no se han encontrado textos del siglo XIX, pues en el México Independiente se impuso el español como lengua «oficial» y las lenguas indígenas dejaron de tener importancia para los asuntos legales y administrativos. Las políticas del nuevo gobierno para homogeneizar la nación mexicana empezaron a mermar el número de hablantes del Zapoteco, pero el golpe más fuerte para este idioma vino después de la Revolución Mexicana, pues a partir de la campaña educativa puesta en marcha por José Vasconcelos se propuso el exterminio directo de las lenguas indígenas de México a través de la prohibición de su uso en las escuelas.

Así muchas generaciones dejaron de hablar Didza Xidza porque consideraron que su idioma no era útil para la modernización de México. Incluso hasta principios del Siglo XXI, aún había en el Rincón escuelas que prohibían el uso del Zapoteco en las aulas. El proyecto de castellanización que emprendió el gobierno mexicano posrevolucionario afectó gravemente a las lenguas indígenas en general y al Zapoteco Xidza en particular; no sólo por el hecho de disminuir el número de hablantes, sino también porque eso creó una mentalidad de desprecio y rechazo hacia la cultura propia por parte de los hablantes de lenguas indígenas. Por ello, muchas personas dejaron de enseñar su idioma a sus hijos.

En el Rincón hay comunidades donde el Zapoteco ya solamente se habla entre los adultos mayores de 40 años; esta situación es especialmente visible en ciertas comunidades donde algunos jóvenes tienen cierta comprensión del idioma pero reniegan de él.

En otras comunidades, la población mayor a cinco años domina el Zapoteco, pero lo aprendieron como segunda lengua, pues dentro de sus hogares sus padres les hablaron español con la idea de que así desarrollarían bien las habilidades en la lengua «nacional». Son relativamente pocas las comunidades donde el zapoteco tiene aún una presencia fuerte, pero la tendencia es a la baja.

Aunque es posible que existan textos en zapoteco Xidza del siglo XIX, se puede afirmar que durante ese lapso se interrumpió su lectoescritura, y no se retomó hasta la segunda mitad del siglo XX.

Además, es importante destacar que la escritura Xidza desde la antigüedad hasta el siglo XX fue un trabajo exclusivo de una pequeña élite, pues la lectoescritura no era una práctica de uso corriente en las comunidades. La escritura era tarea de los frailes y algunos indígenas allegados a ellos; en los juzgados se tomaban los testimonios por los escribas oficiales.

Es hasta finales del siglo XX que se realizan esfuerzos oficiales por popularizar la lectoescritura de las lenguas indígenas en general y del zapoteco Xidza en particular.

El alfabeto práctico que actualmente se usa para escribir Didza Xidza fue elaborado en los 90’s por maestros indígenas de la región con la asesoría de expertos en lingüística. Este alfabeto está basado en la escritura del español. También hubo un esfuerzo importante por parte del Instituto Lingüístico de Verano, cuyos lingüistas se establecieron en Santiago Yagallo y otras comunidades de la comarca; crearon un alfabeto propio y tradujeron la Biblia.

También otros académicos han estudiado el Zapoteco del Rincón y han desarrollado propuestas de escritura, pero en general no hay un consenso sobre el alfabeto, ni existe uno oficial. Sin embargo, lo esfuerzos de los maestros por estandarizar la escritura ha sido adoptado por las nuevas generaciones y su propuesta es la más aceptada y usada en la actualidad.

En el colectivo Bëni Xidza, pensamos que es importante trascender el alfabeto práctico y transitar hacia un alfabeto propiamente Xidza, pues el AP se creo para toda la Sierra Norte de Oaxaca y era una respuesta a la exigencia gubernamental para crear materiales didácticos en lenguas indígenas. En ese sentido, la propuesta del lingüista Tanetzeño Nelson Martínez es una excelente opción para llegar a un consenso e ir estandarizando la escritura del Zapoteco Xidza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Alfabeto Zapoteco y la escritura Zapoteca