Saltar al contenido

Una reflexión sobre los memes de MasterChefJunior2017 y el racismo mexicano.

A mediados del 2015 TV Azteca inició la transmisión de un exitoso programa llamado Master Chef México. 

Se trata de un reality show donde los participantes compiten por cocinar el mejor platillo y, de llegar al final, ganarse un millón de pesos y un trofeo como reconocimiento a su mérito.

Según Wikipedia, “el formato está basado en un espacio de televisión británico de cocina con el mismo título y emitido por BBC desde 1990 la versión británica incluso fue transmitida previamente en México por el Canal Once del IPN [sic]”.

Hay dos versiones del programa, uno para adultos y otro para niños cuya denominación es Master Chef Junior.

Hasta el momento se han emitido 2 temporadas de Master Chef para adultos y a partir del 05 de marzo de este año se está desarrollando la tercera temporada de Master Chef Junior.

En esta edición se reclutaron 40 niños y niñas de los cuales sólo 18 quedaron seleccionados como concursantes finales.

Todos ellos provienen de diferentes lugares de la república mexicana. Entre estos niños, llamaron la atención los oaxaqueños por su tez morena y sus facciones que reflejan rasgos indígenas; además, en el programa visten sus trajes típicos.

Con la emisión del segundo episodio de la tercera temporada, la imagen de Juan Carlos y Amelie se hizo viral en las redes sociales.

Amelie es una niña de piel blanca, originaria de San Luis Potosí; Juan Carlos es moreno, indígena de la región Triqui de Oaxaca. 

Sucedió que los niños debían enfrentar un reto por parejas y al saber Amelie que debía trabajar con Juan Carlos hizo una ligera mueca de desaire.

Hasta aquí la cosa iba bien, es completamente normal que la niña rechace trabajar con su compañero; tiene derecho de expresar su desagrado libremente.

Todos en algún momento hemos experimentado esa sensación de rechazo cuando nos toca hacer equipo con el compañero o compañera que no nos cae bien.

Sin embargo, los internautas aprovecharon ese instante para crear memes y de inmediato relacionaron a Juan Carlos con cosas inferiores, e identificaron a Amelie con aquellas que se consideran mejores o superiores.

Estos memes fueron motivo de risas durante la semana, pero en su gran mayoría (salvo honrosas excepciones) eran bromas de mal gusto que evidenciaron la mentalidad colonial y la actitud racista que subyace en el subconsciente de los mexicanos e incluso de otros países latinoamericanos.

He aquí las adjudicaciones a cada uno de los niños de la imagen (hay una correspondencia entre ambos).

Juan Carlos: Blim, Cuasimodo, Shrek, Tarzán, La Bestia, Maluma, Microsoft, Android, Paint, YouTubemp3

Amelie: Netflix, Esmeralda, Fiona, Úrsula, La Bella, Beethoven, Apple, iOS, Photoshop, Spotify

Además, las siguientes frases inundaron las redes sociales.

Ellas es una princesa y tú eres un ogro

Cuando un mexicano se enamora de una argentina

Cuando eres de la uvm y te gusta una del tec de monterrey

Todo moreno tiene a su güerita

Cuando eres obrero y ella capitalista

Cuando a ti te gusta el reggaeton y a ella el rock.

When eres de escuela pública y ella de privada

Cuando tu amigo te presenta a su primo feo but es alto, flaco, moreno y sin futuro.

Cuando tú le dices haiga y ella dice haya

Cuando sos negro pero tienes el nepe chiquito xd xd

Como when vas de visita a un colegio privado

Por una parte, es plausible que actualmente sea posible ver rostros diversos en la pantalla chica. Los pueblos indígenas han conquistado diversos espacios, pero aún falta mucho por hacer.

Desde luego, el hecho de que en la televisión aparezcan indígenas reales y no la india María o Tizoc es un avance importante en el reconocimiento y el respeto a la diferencia.

Todo esto es resultado de una larga lucha de amplios sectores de la sociedad por la dignidad de las personas como seres humanos, dejando a un lado las supuestas “diferencias raciales”.

Aún así, no hay que soslayar que se siguen reproduciendo los estereotipos con que se identifican a los indígenas; así, Juan Carlos viste calzón de manta, María Sabina  usa huipiles. 

De esa manera, TV Azteca explota el folclor y vende ese modelo de indígenas mexicanos.

Por la otra parte, lo lamentable son esas reacciones despectivas que parecen ingenuas, pero que en el fondo constituyen un reflejo fiel del racismo mexicano.

En YouTube circulan videos sobre el tema, hay uno en particular que se titula “Juan Carlos y Amelie, el origen de los memes” y en la sección de comentarios hay cosas extremadamente racistas como “AJAJAJAJAJAJAJAJA por indio de mierda ” “Con los negros afro americanos no hay problema, lo que molesta son los que tienen cara de indigena como el de el video [sic]”, “Ojalá la gente fea ya no pariera más y así, dejaran de heredar la dura carga de la fealdad a sus hijos”, “JAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJA le pasa por negro de mierda”; “dejense de joder, el pibe es mas feo que cagarse en los pantalones [sic]”.

Con la coyuntura política internacional que nos toca vivir en estos tiempos, cuando un representante de la extrema derecha se vuelve presidente de los Estados Unidos y toma a México y a los mexicanos como su objeto de burla y desprecio; y, además, en el mundo occidental se sigue la misma tendencia; nos vendría bien hacer un examen de conciencia y preguntarnos cual ha sido nuestra actitud respecto a las personas que dentro de nuestro país son diferentes a nosotros.

Porque quizá seamos reproductores de aquello que criticamos en otros y el problema seamos también nosotros y entonces sea urgente descolonizarnos.

De hecho, es posible que el factor Trump haya influido para que este año Master Chef Junior haya incluido los rostros del “color de la tierra”. 

Llama la atención que una televisora que tradicionalmente reproduce un canon de belleza sustentado en el color de piel, siendo el blanco el más valorado, ahora se acordase de la civilización negada, del México Profundo.

Además, en esta tercera temporada hay una clara exaltación de lo mexicano que probablemente sea una reacción a la humillación expresada por nuestro vecino “El Gigante Egoísta”.

Por eso urge conocernos y reconocernos, tender puentes que nos ayuden a ser iguales en la diferencia. El caso de Juan Carlos y Amelie no es un caso aislado; en las redes sociales hay muchos otros memes que desprecian lo indígena y relacionan lo prehispánico con lo feo, bajo y otros calificativos despectivos.

Es esta nuestra oportunidad de construir una sociedad intercultural basada en la convivencia y el respeto mutuo. Estos memes que parecen inofensivos en realidad demuestran que persiste esa mentalidad racista donde el indígena es objeto de burla y de desprecio.

Seamos, entonces, capaces de discernir en estos casos. Ojalá llegue pronto el día soñado por Gonzales Iñárritu, donde

“el color de nuestra piel se vuelva tan irrelevante como el largo de nuestro cabello”.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Carlos y Amelie